Nutrición durante y después del tratamiento de Cáncer de Mama

Cuidar tu peso ideal es importante para reducir el riesgo de Cáncer de Mama

Sobrepeso y obesidad2

Sobrepeso y obesidad

El aumento de peso es normal durante y después del tratamiento:

Durante y después

 

Te recomendamos cuidar tu dieta, recuerda que la nutrición es prevención

Dieta

Todas corremos el riesgo de padecer Cáncer de Mama, te exponemos algunos factores de riesgo en esta infografía

Factores de riesgo

 

Cliente Preferente Santa Catalina

Hemos abierto un programa para que obtengas los mejores precios y beneficios del Hospital Santa Catalina.

Entre los beneficios se encuentran:

  • 10% de descuento en Derechos y Servicios Hospitalarios
  • Precios preferenciales en consultas externas con Médico General, de Especialidad y Alta Especialidad
  • Precios preferentes en Tomografías y Ecocardiografías

¡y más!

Consulta todos los beneficios y únete a nuestro programa aquí

* Recuerda que tu registro es GRATUITO :)

Mitos comunes e ideas falsas acerca del cáncer

Existen ciertas ideas generalizadas sobre cómo empieza y cómo se disemina el cáncer que, aunque son erróneas desde un punto de vista científico, parecen tener sentido, especialmente cuando esas ideas están arraigadas en teorías anticuadas. El problema es que una idea falsa sobre el cáncer puede causar preocupaciones innecesarias e, incluso, complicar decisiones acertadas de prevención y tratamiento. Esta página ofrece la información científica más reciente sobre lo que es cierto y lo que es falso en relación con algunas ideas comunes sobre el cáncer.

Continue reading “Mitos comunes e ideas falsas acerca del cáncer”

Cáncer de Mama. Signos y síntomas

Durante las primeras fases de la enfermedad se presenta una nudosidad o endurecimiento en una zona del pecho acompañada de una sensación de tensión o pesadez.

La mayoría de las mujeres no presentan dolor, o algún otro síntoma de alteración del estado de salud y se encuentra bien en el momento del diagnóstico. Raramente, hay retracción y salida del líquido del pezón, pero es importante considerar este factor.

En fases más avanzadas de la enfermedad, los síntomas son muy variados,  dependen del tamaño y extensión del tumor, el cual en esta etapa será claramente palpable en la zona afectada e incluso los ganglios de las axilas pueden estar aumentando de tamaño.

Las señales de alerta son:

  • Una masa, bolita dura o engrosamiento en cualquier parte del seno o en el área de la axila.
  • Cambio en el tamaño o la forma del busto, hoyuelos o arrugas en la piel.
  • Hinchazón, enrojecimiento o calentamiento de la mama que no desaparece.
  • Dolor en una parte de la mama que no cambia con su ciclo menstrual.
  • Retracción en el pezón o cualquier otra parte de la mama.
  • Secreción del pezón que comienza repentinamente y aparece solo en uno de los senos.
  • Picazón, llaga o área escamosa en uno de los pezones.

Cáncer de Mama. Detección y diagnóstico

Sociedades médicas nacionales e internacionales recomiendan que comiences a examinar tus senos a partir de los 20 años de edad. Se ha demostrado que una de cada diez mujeres podría presentar cáncer de mama en algún momento de su vida, siendo más frecuente en edades comprendidas entre los 40 y 65 años, el 95% de los casos de cáncer de mama pueden ser curados, siempre y cuando la enfermedad sea detectada en estadíos tempranos

Cuándo examinar tus senos
Debes examinar tus senos una vez al mes, así esta práctica llegará a convertirse en un hábito para tí.

Debes examinarte al transcurrir una semana tras el inicio de la menstruación, para que la congestión fisiológica a la que se encuentra sometida la mama por el estímulo hormonal haya desaparecido. (Durante el período pre-menstrual las mamas suelen estar endurecidas y dolorosas).

Si no tienes la menstruación por estar embarazada o por cualquier otro motivo debes elegir un día fijo de cada mes que te sea fácil de recordar.

No olvides que el hombre también puede sufrir de cáncer de mama, aunque en un porcentaje mucho menor.

Cómo practicarte el auto examen
Párate desnuda frente a un espejo y observa tus senos, primero con los brazos colgando libremente, luego con las manos presionando la cintura (esta maniobra contrae el músculo pectoral) y finalmente elevándolos por encima de la cabeza.

Observa tus senos para detectar

  • Diferencias entre una y otra mama.
  • Alteraciones en el tamaño, en la forma, en el contorno de cada seno (bultos, retracciones del pezón.)
  • También observa la piel para ver si presenta ulceración, descamación, grietas, etc.